Categories: Meditemos, Reflexión dominical Leave a comment

La vida del cristiano es una vida en la Trinidad

«Vayan y hagan discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo»

Después de haber celebrado alegremente los días de Pascua y la venida del Espíritu Santo en Pentecostés, hoy centramos la vista, ponemos nuestros sentidos alerta y abrimos nuestro corazón para contemplar a Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo: el misterio de la Santísima Trinidad. En este día la Palabra de Dios nos invita a recordar algunos puntos muy concretos e importantes para nuestra vida como cristianos:

  1. La vida del cristiano es una vida en la Trinidad

Puesto que nuestra existencia se desarrolla totalmente en su signo y su presencia, es decir, en la aurora de la vida fuimos bautizados «en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» y, al final, junto a nuestra cabecera, se recitarán las palabras: «Marcha, oh alma cristiana, de este mundo, en el Nombre de Dios, el Padre omnipotente que te ha creado, en el nombre de Jesucristo que te ha redimido, y en el nombre del Espíritu Santo que te santifica». Por lo tanto, la Trinidad no es algo remoto o algo irrelevante para la vida de todos los días, sino que desde el bautismo somos hijos del Padre, coherederos con Cristo y templos del Espíritu Santo.

  1. Vivir la Unidad

Confesamos que Dios es Uno como nos lo recuerda el libro del Deuteronomio: «Reconoce, pues, hoy y medita en tu corazón, que el Señor es el único Dios». Esta unidad en la vida Trinitaria es fundamental, pues creemos en Un Dios que es Trino, y aunque nuestra mente no alcance a comprender la grandeza de este misterio, lo que sí podemos es estar ciertos de que, mediante un acto de fe, podemos acercarnos a este Dios que se nos ha revelado y nutrirnos para la vida de cada día.

Y ya que la Trinidad no es algo irrelevante para la vida cotidiana, estamos llamados a vivir en la Unidad. En medio de tanta división, conflictos, diferencias de opinión, etc., el cristiano debe luchar por crear puentes, perdonar y pedir perdón. Así, en medio de tanto pluralismo y multiplicidad, estamos invitados a encontrar los puntos en común para ir al encuentro del hermano y juntos acercarnos a este Dios Uno y Trino.

Es el momento de dejar todo aquello que nos aleja, aísla y hace insensibles ante las necesidades del hermano, sobre todo el pecado. Por lo tanto, la primera tarea que encontramos es salir de nuestro egoísmo y descubrir que los demás son nuestros hermanos.

  1. Vivir el Amor

Todos hemos escuchado que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se aman de una manera tan maravillosa, tan profunda y tan suprema; y que este mismo amor lo ha llevado a revelarse y rescatar al ser humano de las garras del pecado. Así mismo, ese amor ha sido derramado en cada uno de nosotros para capacitarnos y movernos a amar con sinceridad y entrega total a Dios y a los hermanos.

Ya decíamos que estamos llamados a vivir en la Unidad, ahora se nos indica cómo hacerlo: con y en el amor. El amor es el único capaz de desterrar el odio, de superar los problemas, de perdonar y reconocer al “otro” como “mi hermano”; el amor nos permite salir de nosotros mismos y poner todo cuanto tenemos al servicio, para poder formar la Unidad en el Amor.

  1. Dios es cercano

Nuestro Señor Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, nos ha revelado con sus palabras y obras esto que es tan maravilloso: que Dios está con su pueblo.

Hoy, ante las desilusiones de la vida, las dificultades, la violencia, la muerte, muchos se preguntan ¿dónde está Dios? y se dejan vencer por el desánimo olvidando que Dios siempre está presente y que cada uno con nuestra vida estamos llamados a hacerlo presente en el aquí y en el ahora.

Así pues, ante la tentación de creer que Dios no escucha y querer bajar la vista, respondamos con un abrir los ojos y el corazón para escuchar la voz del Señor, la voz de este Dios que en su gran misericordia se nos ha manifestado, que hará eco diciendo: «Sepan que yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo» (Mt 28, 20).

Por Miguel Neftalí López Esparza

Primero de Teología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *