Categories: Reflexión dominical Leave a comment

Bautizados de tiempo completo | El Bautismo del Señor

Al terminar estas fechas de Navidad, tan importantes no solo para creyentes, sino también para los no creyentes, pareciera que comenzamos a apagar las luces, pero, al contrario, después de haber celebrado la Epifanía del Señor, Dios mismo nos vuelve a regalar otra manifestación de su amor y misericordia hacia nosotros y nos regala otra luz.

En este domingo en que celebramos la fiesta del Bautismo del Señor, la Palabra de Dios nos invita a reflexionar sobre nuestro propio bautismo, esa gracia que nos introduce a la gran familia de los hijos de Dios y de Iglesia. Una voz clama en el desierto invitándonos a enderezar nuestra vida y nuestro caminar de cada día para que así sea revelada la gloria del Señor y todos podamos verla; con el bautismo todos estamos llamados a ser mensajeros de buenas nuevas, a anunciar la alegría, la esperanza y la misericordia que Dios nos regala; ser mensajeros del amor de Dios aun cuando nos encontremos en nuestros propios desiertos y con nuestras limitaciones, pues el bautismo ha de ser el trofeo que antecede a todo cristiano. (Is 40,1-5. 9-11)

El bautismo nos incorpora a formar parte de la gran familia de Dios que es la Iglesia, por eso somos invitados a dejar de ser hombres sin religión y más aún dejar de ser hombres sin amor. El bautismo es un don que Dios nos otorga a todos, no es algo exclusivo de algunos cuantos, por eso nos redime de todo pecado y nuestra misión deberá ser el practicar el bien ayudados siempre con el Espíritu Santo que nos ha sido dado. (Tit 2,11-14; 3,4-7)

Jesús se ha manifestado, pero Él también nos pide que nuestro bautismo sea manifestado, con esta gracia obtenemos un sinfín de dones, virtudes, cualidades, etc. y al mismo tiempo adquirimos un compromiso muy grande, pues no solo debemos quedar registrados en un archivo parroquial, sino hacer registro de nuestro bautismo en la caridad y en mi responsabilidad como cristiano pues este sacramento no es un mero rito social o convencional, sino que es el sacramento que me debe motivar a profesar la fe que otros me han regalado y de la que ahora yo debo ser el protagonista de mi vida cristiana.

La prueba de que he recibido el bautismo no debe figurar en un mero documento o acta, la prueba de mi bautismo debe estar siempre en mi servicio, en mi entrega a los demás; ser un bautizado con cualidad y con calidad. Hemos recibido la mezcla perfecta, el mismo Juan el Bautista nos lo dijo: “Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego”. (Lc 3,15-16. 21-22) por eso el bautismo es para toda la vida y nos hace ser bautizados de tiempo de completo y no a medias, pues debemos dar/ser testimonio del gran amor que Dios ha tenido hacia nosotros, conservar la pureza de nuestro corazón para que al atardecer de nuestra vida escuchemos también esa voz: “Tu eres mi hijo, el predilecto, en ti me complazco”.

José Manuel Alvarado González

Año de inserción pastoral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *