Categories: Reflexión dominical, Reflexión dominical Leave a comment

CONVERTÍOS Y CREED EN EL EVANGELIO|III DOM. ORD.

La liturgía de la Palabra de este domingo III del tiempo ordinario nos invita a leer la primera lectura del profeta Jonas cuando Dios lo llama y lo envía a proclamar a Ninive el mensaje de conversión: los ninivitas creyeron en Dios proclamaron el ayuno y se vistieron de sayal grandes y pequeños y Dios se compadeció de ellos al ver su conversión. De forma diferente pero con la misma invitación a la conversión proclamamos en el salmo responsorio una petición de ayuda a Dios diciendo “Señor, enseñame tus caminos”.

En la lectura del evangelio de hoy, Jesús habla como un líder que llama a la gente a seguirlo. Fue único entre los seres humanos en el sentido de que siempre fue un líder de los demás y nunca un seguidor. Es imposible concebir a alguien que le diga a Jesús: “Sígueme”, y luego Jesús responda, a menos que, por supuesto, haya sido físicamente obligado a seguir a alguien, como sucedió en la hora de su pasión, cuando fue guiado por la fuerza por otros, a su muerte. Jesús tuvo un papel único como líder entre otros debido a su relación única con Dios. Dios fue poderosamente activo en la vida y el ministerio de Jesús de una manera tan especial que no faltaba alguno que dudara de tan gran verdad en Jesús. Jesús vino de Dios para guiar a otros a la plenitud de vida que Dios deseaba para ellos. Jesús se refirió a esta plenitud de vida como el reino de Dios. Su mensaje de apertura, según la lectura del evangelio de hoy, fue: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangleio.” Decía, ha llegado el momento que la gente estaba esperando. Dios está trabajando poderosamente en mi vida y ministerio para transformar las vidas individuales y todas las relaciones humanas para mejor. Esa es la buena noticia autorizada que Dios le envió a proclamar de palabra y obra a la que todos fueron llamados a responder.

Esas palabras iniciales del ministerio de Jesús no son simplemente parte de una historia del pasado como algunos pensarán o dirán. Son las palabras vivas del Señor resucitado hoy. Jesús nos está diciendo a todos que Dios continúa obrando a través de él hoy para traer el reino de Dios a la tierra. El Señor resucitado está trabajando poderosamente hoy, tal como lo estuvo durante su ministerio histórico. Él está trabajando para crear una comunidad cuyos miembros se relacionen entre sí de la misma manera amorosa que él se relaciona con ellos, una comunidad cuya vida refleja la vida de Dios, la vida del reino celestial de Dios. Esta fue una buena noticia cuando se anunció por primera vez en Galilea y sigue siendo una buena noticia hoy. Cuando Jesús anunció por primera vez esas buenas nuevas hace dos mil años, estaba buscando una respuesta a ellas, que expresó en dos verbos, «arrepiéntete y cree en las buenas nuevas». Ambos verbos tienen que ver con volverse más plenamente hacia Dios presente en Jesús y entregarse en confianza a todo lo que Dios está diciendo y haciendo a través de él. Este sigue siendo el llamado del Señor resucitado para nosotros hoy. Nos llama a seguir volviéndonos hacia él, creyendo en las buenas nuevas que trae, la buena noticia de que, a pesar de las apariencias a veces, Dios está trabajando poderosamente entre nosotros para transformar nuestras vidas para mejor, para crear una comunidad humana, que está viva con la vida amorosa de Dios. El Señor resucitado quiere que escuchemos esa buena noticia no solo con nuestros oídos, sino con nuestro corazón, para que nos inspire una nueva esperanza.

Según nuestra lectura del evangelio, después de que Jesús anunció las buenas nuevas y pidió una respuesta, inmediatamente comenzó a buscar personas que trabajaran con él, para ayudarlo a hacer realidad esa buena noticia para los demás. Inicialmente llamó a dos grupos de hermanos para que lo siguieran para que pudiera empoderarlos para crear aperturas para la venida del reino de Dios a la tierra. Una vez más, ese llamado de Jesús a los dos grupos de hermanos no es solo parte de una historia que pertenece al pasado. Es la llamada viva del Señor resucitado para todos nosotros hoy. Él nos está diciendo a todos, “síganme”, “únanse unos a otros en segurme, para que pueda trabajar a través de todos ustedes para la venida del reino de Dios en la tierra”. Jesús primeramente nos invita a experimentar su llamada a la conversión como una buena noticia para nosotros mismos, entonces querremos seguirlo todos los día de nuestra vida, para que él pueda moldearnos y convertirnos en mensajeros de sus buenas nuevas para los demás

Por Juan Carlos Gutiérrez Villarreal

Tercer año de la etapa configuradora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *